Tu carta

Sirva la presente para equilibrar la balanza
de nuestras voces.
Te escribo sólo para hacer de contrapeso.

Me dices
que aparezco a menudo entre gráficos recuerdos,
que fui tuya en la esquina del mundo,
que lloraste por mí,
y ahora estás muerto.
Que incluso descubriste las artes de mi juego
y sabes cómo soy, qué fue lo que perdí
y quién es el fantasma que aparece en mis sueños.

Tonterías.
Yo nunca te escuché. No sabes lo que pienso.

Escríbeme si quieres,
pero déjame perder o ganar mi propio tiempo.
No creas que has vencido:
ni quiero que me salves ni puedo ser tu espejo.

Seré yo quien determine el norte de mis pasos,
porqué quise y el grado en que mentí.
Aunque al cabo también esta carta sea un pacto
y nunca me dejaras escribir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close