La paz sangra

Mañana callarán las plazas alargadas,
cantará la alarma,
zarparán las alas;
saldrán a la caza las damas nacaradas.

Clavarán las cañas,
sangrarán las zarpas;
las balas rajarán las casas arrasadas.

Palparán las lanzas,
matarán las varas;
las llamas alcanzarán al alba las cabañas.

Taparán las cajas,
faltarán las mantas;
taladrarán las ráfagas la máscara sagrada.

Mas, raptada la calma, tardará la campana:
tan marcadas las cartas,
tan parcas las atalayas,
avaras hasta las hazañas.
Tan falsas hasta las trampas…

Tras la vasta batalla,
masacradas ya las castas,
acallada tan cara, amarga balada,
hablarán las canas:

“Las sábanas blancas
arrastraban cargadas las barcas a las playas.
Pactaban las salas,
las masas trabajaban,
cada banda zanjaba las farsas atascadas:
Aplazadas las armas,
las fajas,
las casacas,
jamás las matanzas lacraban a las razas”.

Mas las sañas fantasmas
amasaban las armas,
pagaban la plata,
cargaban la sal
para la campaña.

Para salvar la paz
no
bastarán las palabras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close