Canción IV

Puedo compartir tus ojos
con otras miradas:
al fin y al cabo ver
es aprender. Y yo
nunca sabré bastante.

Puedo compartir tus manos
con otros abrazos:
después de todo hemos nacido solos
y yo también soy pobre.

Puedo compartir tu boca
con otros besos:
por suerte o por desgracia ambos tenemos
nuestra propia historia.

Puedo compartir tu sexo
con otros miembros:
en último término eres libre,
estás viva y mereces
-como yo- un respiro.

Puedo compartir tu culo
con otros arietes:
para bien o para mal tu esfínter,
como tu tiempo y mi escroto,
ya tienen su dueño.

Si compartirte ha de ser la deuda
que contraigo al aceptarte,
apuesto por ti
como si fueras mía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close